Nearly Universal Principles of Projects

Recordamos que la cadena es tan fuerte como su eslabón más débil

En cada proyecto hay distintos dominios, y todos ellos requieren atención. Debemos tener una perspectiva holística del proyecto. Prestar atención a los dominios de obvia importancia, como por ejemplo el tiempo, no es suficiente, ya que todos los dominios interactúan entre si y no suelen funcionar de forma correcta a menos que todos ellos reciban la dedicación adecuada.

Ejemplo: Todo se resume a la fecha límite

Imagina que estas construyendo algo para los Juegos Olímpicos. La fecha límite es un elemento crucial, lo que automáticamente convierte a la gestión del tiempo también en un elemento clave para gestionar, ¿Cierto?

¿Qué pasaría si, por ejemplo, la calidad fuese tan baja que, pasado el tiempo, requiere rehacer el trabajo ya hecho, teniendo un impacto directo en el tiempo? Entonces ya, no solo hablamos de tiempo, sino también de calidad.

Tal vez, en la definición original del proyecto tengas un jardín muy bonito, pero, como sabes que no dispones de tiempo suficiente, puedes pasarlo por alto y cubrir el área solamente con césped, en tanto y en cuanto hayas considerado esta posibilidad en tiempo y forma y lo hayas previsto. Por lo tanto, manejar el alcance también es importante, lo que ahora hace que tengamos tiempo, calidad y alcance como epicentro de nuestro proyecto.

¿Habéis escuchado este famoso ejemplo cuando el presidente Kennedy se entrevista con un conserje de la NASA y le pregunta a que se dedica, y el responde: “Ayudo a mandar hombres a la Luna!”? ¿Acaso no ayuda a cumplir con las fechas límite personas en tu proyecto que repliquen la actitud de éste conserje?

A medida que avanzas, notarás que cada dominio dentro del proyecto está relacionado con la gestión del tiempo, y por lo tanto, será difícil cumplir con la fecha límite con una certeza aceptable a menos que prestes atención a todos los dominios.

Ejemplo: Selección a consciencia (o también llamado “Cherry picking”)

Cuando las personas están en contacto con varias metodologías, en algún momento pueden comenzar a seleccionar de forma intencional aquellos conceptos/recursos/ideas que le son interesantes de distintos sistemas y mezclarlos entre sí. Generalmente, esto no suele dar buen resultado, ya que los elementos no funcionan de forma aislada y necesitan ser compatibles entre sí. Cualquier cambio o modificación a un sistema, debe hacerse siempre desde un punto de vista holístico.

Esta es la razón por la cual muchas veces vemos elementos contradictorios en diferentes metodologías. A veces, vemos cosas que funcionan bien en un sistema, y a su completo opuesto funcionando también de forma correcta en otro sistema. El elemento en sí mismo, no es ni correcto ni incorrecto. Todo depende del contexto en el que sea aplicado.

El enfoque más seguro para seleccionar una metodología bajo la cual conducir nuestro proyecto, personalizarlo y luego, de forma concienzuda añadir nuevos elementos es siempre considerando la consistencia global del sistema.

Ejemplo: El Enfoque anti-proceso

Una de las mejores cosas que tienen las metodologías agiles es que centran la atención en el factor humano. El Manifesto ágil añade muchísimo más valor al factor humano que a los procesos y herramientas, aunque esto no sea una comparación del todo justa. Todas las metodologías coinciden en que el factor humano es muy importante, pero el factor diferenciador de las metodologías agiles es que los factores humanos están directamente incorporados en los procesos, más que simplemente proveer sugerencias. Esto no lo convierte en una competición entre factores humanos y procesos, sino en cómo los factores humanos son apreciados en el sistema.

No hay duda que algunas personas intentan reemplazar la falta de factor humano con una sofisticación de sus procesos, pero esto solamente es un uso indebido. También existe el opuesto a la situación mencionada anteriormente: Personas intentando reemplazar procesos con factores humanos, lo que tampoco suele funcionar bien.

Ejemplo: Estos son todos los dominios que necesitas

Cuando pensamos en los dominios de nuestro proyecto, debemos tener cuidado de no dejar ninguno de lado. Pero, ¿Qué son los dominios? Si consultas las diferentes fuentes de información disponibles, recibirás diferentes respuestas y aun así, ninguna de representa la verdad absoluta.

PRINCE2® utiliza las Temáticas como Dominios, pero éstos son solamente los dominios que juegan un papel clave en la metodología. Los otros dominios están presentes de forma implícita.

La Guía Del PMBOK® no es una metodología, y puede formularlo de forma más adecuada con 10 áreas de conocimiento. Sin embargo, éstas son interpretaciones de todos los dominios basados en la perspectiva de la Guía Del PMBOK® para gestionar el proyecto, que no es una visión neutra (aunque esto no signifique que efectivamente deba serla). Por ejemplo, los factores humanos no juegan un papel clave ni reciben mucha atención en la Guía Del PMBOK®.

Una buena fuente de información sobre los dominios es ICB. De cualquier forma, no es solamente sobre los dominios en sí, sino de las competencias requeridas para el proyecto. No incluye una relación 1:1 con los dominios pero ayuda muchísimo a su correcta identificación.

En NUPP no hay una lista de dominios, principalmente porque es un meta-sistema, no un sistema en sí y también debido a que la categorización de los dominios depende en el tipo de proyecto y su ecosistema. Por ejemplo, una construcción puede requerir una perspectiva distinta que un proyecto de I+D creativo.

discussion icon NUPP es open-source y está publicado de forma gratuita bajo el sistema de licencia Creative Commons.

discussion icon Comparte tu opinión o consulta tus dudas en nuestro grupo de LinkedIn

discussion icon Escrito por: Nader K. Rad

discussion icon Traducido por: Sabrina Stephens

discussion icon Puedes desplegar cuantos idiomas quieras en los apartados que se encuentran debajo y luego guardar/imprimir la página como PDF o el formato que prefieras.